Kiosco

El Periódico de Aragón

Pilares 2022

La programación del Pilar se muda del centro a los barrios

Se eliminan los habituales escenarios de las plazas San Bruno y del Justicia | Zaragoza Cultural prevé un incremento en el coste de las fiestas por la inflación

Concierto en el Espacio Zity antes de la pandemia. ALVARO SANCHEZ

Todavía queda mucho para las fiestas del Pilar pero en el Ayuntamiento de Zaragoza están inmersos en el diseño del evento más importante de la ciudad. Este año, el Casco Histórico dejará de ser el único protagonista y algunos de los escenarios que copaban las plazas del centro se trasladarán a los barrios. Para empezar, no habrá conciertos en la plaza San Bruno, ni en la del Justicia y, en su lugar, la explanada de la Estación del Norte cobrará un gran protagonismo en la margen izquierda.

Desde Zaragoza Cultural, donde llevan semanas haciendo número para cuadrar unas fiestas marcadas por la inflación y cuyo coste se disparará, han decidido cambiar el formato de fiestas, respetando el recinto por excelencia, el Espacio Zity de Valdespartera, donde también volverán a montarse las ferias y atracciones.

Fuentes de la sociedad municipal explican que este año --«sí que sí»-- se va a acometer la descentralización de las fiestas del Pilar que ya se prometió en la anterior legislatura, cuando gobernaba Zaragoza en Común (ZeC). Para los eventos más multitudinarios se instalarán puntos festivos fijos en las plazas más grandes, como la Estación del Norte.

También se están eligiendo las más importantes o significativas de cada barrio, aunque más coquetas en cuanto a sus dimensiones, para instalar escenarios. Además, la programación incluirá espectáculos puntuales que se celebrarán en los barrios. Un formato pensado para que prácticamente todos los distritos tengan alguna actividad, también los barrios rurales.

Por ahora ya se sabe que los conciertos y espectáculos gratuitos de la plaza del Justicia se trasladan al otro lado del río, a la Estación del Norte, donde habrá programación desde el 9 al 16 de octubre.

En los parques

El Jardín de Invierno, en el Parque Grande José Antonio Labordeta, repite edición y su escenario estará operativo del 10 al 15 de octubre. Para mejorar la experiencia, se instalarán barras de bar en la zona pavimentada, cuyo contrato ha sacado a licitación el consistorio con un canon mínimo de 6.000 euros y otro fijo que dependerá del número de entradas vendidas.

Pero esto no significa que los puntos calientes de las fiestas vayan a dejar de serlo, como la plaza del Pilar, donde se mantiene el escenario de grandes conciertos (y gratuitos) y el de jotas.

También volverá a montarse en la plaza de Los Sitios la Muestra de Artesanía Agroalimentaria, cuyo contrato ha salido a licitación con un canon anual para 2022 de 28.000 euros. Las 40 casetas abrirán sus puertas el 7 octubre durante nueve días, de 11.00 a 23.00 horas.

Las famosas Food Trucks volverán el paseo Echegaray, en la zona más próxima a la plaza Europa. En cambio, la que se quedará sin actividad será la plaza San Bruno, como ya sucedió en 2019. También la del Justicia y el Parque del Agua, donde el consistorio ha descartado recuperar el escenario La Noria que tantas críticas recibió desde la oposición por ubicarse en un gran espacio verde con poca iluminación.

Las fiestas del Pilar de este año volverán a ser como las de antes. Sin aforos, sin restricciones y sin mascarillas (salvo que el covid vuelva a hacer de las suyas). También la Ofrenda de Flores volverá a celebrarse como manda la tradición, recorriendo el centro de la ciudad, sin límite de participantes y sin lonas en su recorrido para evitar curiosos y aglomeraciones.

La celebración estará marcada por la inflación. Desde Zaragoza Cultural tienen claro que el aumento de costes va a disparar la factura final, pese a que gran parte se cubre con los patrocinios de las empresas privadas.

Compartir el artículo

stats