Ganador del Premio de Novela Fernando Lara

Manel Loureiro: "El norte de España es el ambiente perfecto para un 'thriller'"

El escritor gallego presentó su nuevo libro ‘Cuando la tormenta pase’ el pasado miércoles 3 de junio en el Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Zaragoza

 

Manel Lourerio, último ganador del Premio de Novela Fernando Lara

Manel Lourerio, último ganador del Premio de Novela Fernando Lara / Jaime Galindo

Alba Ortubia

Para muchos, Internet ha sido el causante de buena parte de las desgracias de la sociedad actual. Sin embargo, otras personas han aprovechado el altavoz democratizador de la red para mostrar al mundo sus grandes ideas. Ese es el caso de Manel Loureiro, escritor gallego que saltó a la fama en 2006 tras compartir en su blog la historia que más tarde se convertiría en su primera novela, Apocalipsis Z. Dieciocho años y nueve libros después, Manel Loureiro ha sido galardonado con el Premio de novela Fernando Lara gracias a su última novela, 'Cuando la tormenta pase'.

¿Cómo se siente tras ganar el Premio de Novela Fernando Lara?

Es una mezcla de sensaciones, por una parte es maravilloso, porque es un premio que han ganado Sanchez Dragó, Zoe Valdés, Francisco Umbral… Ver mi nombre en esa lista de ganadores es fantástico. Pero, al mismo tiempo, sientes una responsabilidad muy grande porque a partir de este momento todo lo hagas va a ser mirado con muchisima más atención.

La trama de la obra premiada comienza cuando el escritor Roberto Lobeira se traslada a la remota isla de Ons para encontrar la inspiración. ¿Usted ha afrontado el proceso de escritura de forma similar a su protagonista?

Yo he hecho lo mismo que el protagonista y me fui en pleno invierno a esa isla remota a hacer el trabajo de documentación. Esa es la parte más vistosa, porque el trabajo de construir una novela como ‘Cuando la tormenta pase’ es muy sistemático, muchas horas delante del ordenador, muchos meses construyendo la historia.

¿Por qué ha ubicado su historia en un enclave tan particular?

Porque la isla de Ons es un sitio muy peculiar. En verano es un destino turístico de primer orden y tiene miles de visitas todos los días, pero en invierno se convierte en algo totalmente diferente. El espigón que tiene la isla es muy pequeño, por lo que en invierno muchas veces queda inutilizado a causa de las tormentas atlánticas. Con sus apenas 20 o 30 vecinos, la isla queda separada a todos efectos del continente. Es el entorno perfecto para contar un thriller. Al protagonista le pasa eso precisamente, que se queda atrapado en la isla en invierno y empiezan a pasar una serie de acontecimientos de los que no puede escapar.

Encontramos muchas referencias a su Galicia natal en la obra, pues también menciona algunos de sus mitos y leyendas. ¿Es su tierra una de sus mayores fuentes de inspiración?

Es una gran fuente de inspiración porque me permite transformar un escenario en un protagonista más de la historia. El norte de España es el ambiente perfecto para un thriller. Galicia, por ejemplo, cuenta con sus valles verdes, húmedos y misteriosos, o en el caso de mi novela, con una isla Atlántica que es un peñasco sacudido por las tormentas. El entorno, el clima y el paisaje humano contribuyen a crear un escenario casi perfecto que después cobra vida y envuelve a los protagonistas de tal manera que casi se convierte en un personaje más de la historia.

El paisaje humano de su última historia es de lo más complejo, pues te caracteriza por la rivalidad entre dos familias, los Docampo y los Freire. ¿Se ha inspirado en los Capuleto y los Montesco?

Ojala fuesen igual de elegantes y refinados que los capuleto y los montesco (ríe). Es cierto que hay dos familias enfrentadas, lo que también refleja una realidad del mundo rural, no solo de Galicia, sino de toda España. En muchos pueblos existen tensiones y enfrentamientos entre familias que se remontan a mucho tiempo atrás. Cuando llegan a un punto crítico, explotan, y entonces estas localidades se ponen en el mapa, como pasó con Puerto Urraco o Fago. Son nombres que no deberían ser del conocimiento del gran público si no fuese por sus reyertas familiares. Las dos familias de la novela tienen una guerra larvada desde hace generaciones. Cuando Lobeira llega a la isla no sabe que el conflicto se aproxima al punto crítico y el, involuntariamente, va a ser el detonador de toda la acción.

 

¿Alguna otra influencia literaria en la novela?

Creo que en esta novela no he tenido ninguna en concreto, aunque es innegable que uno cuando escribe es la suma de todas las lecturas que has ido acumulando a lo largo de tu vida. En este caso, hay dos escritores que siempre me han influido mucho. Por un lado, Coleen McClow, una escritora de novela histórica y por otro, Stephen King. Creo que es un excelente constructor de escenarios costumbristas. Sus historias casi siempre están ambientadas en pequeños pueblos donde las relaciones interpersonales de los personajes construyen el trasfondo de las novelas. Lo que más me interesa de él es la capacidad de construir grandes historias en pequeños lugares, en ambientes muy asfixiantes.

 

El thriller se ha convertido en uno de los géneros más populares de España. Con tanta oferta, ¿cuál cree que es el secreto para crear thrillers originales?

Hay que tratar de sorprender permanentemente al lector. Los lectores son extraordinariamente listos porque han leído ya muchos libros y conocen una serie de trucos que ya no les sorprenden. Entonces, para conseguir mantener la tensión tienes que ser un poco como un trilero: tratas de llamar su atención con una cosa mientras estás haciendo trampas por el otro lado para que no te pillen. En el thriller es fundamental acumular giros y elementos de sorpresa muy bien integrados para que no parezca un revoltijo. Exige siempre mucha preparación previa y un componente de novedad. En este caso, el elemento novedoso que introduzco son todas esas tradiciones y leyendas de la Galicia rural.

¿Ya ha cumplido todos los sueños imaginados por el Manel Foureiro que escribía en aquel blog?

No, siempre hay más. Ser ambicioso es bueno, ser avaricioso, es malo. Uno siempre tiene que ambicionar a más: llegar a más lectores, publicar en más países, crear historias más interesantes. Aunque llevo muchas marcas en mi lista de checks, pues pasé de ser un abogado que vivia en una tranquila ciudad de provincias en Galicia a convertirme en best-seller en un montón de paises en muy poco tiempo, en apenas tres o cuatro años. Además, estas navidades se estrena una película basada en uno de mis libros en 192 países simultáneamente. Esos son logros increíbles, pero aún me quedan muchísimos objetivos por cumplir.