Por primera vez desde el inicio de la guerra en Irak, el Pentágono facilitó ayer a la CNN el número de soldados estadounidenses heridos: 1044. De ellos, 791 fueron heridos en combate y el resto, 253, en otras acciones, como accidentes de tráfico o disparos fortuitos.

Mientras tanto, el único recuento independiente de víctimas de la guerra de Irak, al que contribuyen un gran número de ONG e instituciones académicas, cifró el número de civiles iraquís muertos durante la guerra entre un mínimo de 6.055 y un máximo de 7.706.