TRAS EL ASESINATO de su marido, el presidente John Kennedy, Jackie admitió a su confesor que pensó en quitarse la vida. "¿Piensa usted que Dios me separará de mi marido si me mato?", preguntó la primera dama de EEUU al sacerdote Richard McSorley, meses después de la tragedia, según un extracto de su diario, datado en abril de 1964. REUTERS