Aún sin acercarse al Palacio de Convenciones, el presidente cubano, Fidel Castro, fue ayer el protagonista de la XIV Cumbre de jefes de Estado y Gobierno del Movimiento de Países No Alineados (NOAL), que culminará hoy en La Habana. Su hermano y gobernante en funciones, Raúl, recibió a los mandatarios y les propuso "batallas heroicas contra el unilateralismo"; el presidente venezolano, Hugo Chávez, ejerció de estrella radical delegada. Pero los reunidos aclamaron a Fidel, lo designaron como nuevo presidente del movimiento --por tres años-- y ratificaron con una ovación las palabras del ministro cubano de Exteriores, Felipe Pérez Roque, que anunció: "Cuando esté en condiciones plenas de asumir sus funciones, Fidel ejercerá la presidencia del Movimiento de los No Alineados".

Para Raúl Castro quedó el segundo puesto, presidente en funciones de la cumbre, en ausencia de un Fidel elegido por aclamación. Raúl no abandonó en su discurso el aire de soflama, común a ambos hermanos, para recordar que los 116 países no alineados representan "los dos tercios de miembros de las Naciones Unidas" y deben plantar cara a Estados Unidos. "La coyuntura internacional actual --denunció-- se caracteriza por las irracionales pretensiones de dominio mundial por parte de la única superpotencia global".

DEFENSA DE LOS PRINCIPIOS El hermano menor de Fidel dijo que los No Alineados deben estar "cada vez más cohesionados en la defensa de los principios y propósitos que determinaron su fundación en 1961", en plena guerra fría. Raúl Castro añadió que estos países tienen que luchar "por un orden internacional más justo y equitativo, contra el neoliberalismo, la expoliación y el pillaje". También abogó por el derecho de cada pueblo a "elegir el sistema político, económico y social que considere más adecuado a los intereses nacionales". Ya al llegar a La Habana, Chávez le llamó "presidente".

El ministro de Exteriores cubano inauguró la reunión para justificar la ausencia de Fidel Castro por recomendación de su equipo médico. Pérez Roque dijo que "Castro enfrenta su recuperación con un ánimo de disciplina y un optimismo insuperables, su salud mejora continuamente y su convalecencia es satisfactoria". No obstante --agregó el responsable-- "a pesar del rigor y la voluntad con que sigue sus tratamientos y fisioterapia, los médicos han insistido en que continúe su reposo".

En una ciudad llena de propaganda antiimperialista, los no alineados terminarán hoy la cumbre, celebrada bajo el lema Un mundo mejor es posible, con una condena a Israel y un espaldarazo a los gobiernos de Chávez y de Evo Morales.