LA REFORMA SANITARIA continúa dividiendo a los socios del Gobierno alemán. La cancillera Angela Merkel, en el Bild am Sonntag, se refería a las críticas socialdemócratas con un sonoro: "Bueno, basta ya". Sin embargo, el jefe del grupo parlamentario socialdemócrata, Peter Struck, en el Welt am Sonntag, vaticinaba nuevas tensiones.