EL GOBIERNO TURCO hizo un llamamiento a las autoridades europeas para que impidan que salga adelante el proyecto de ley que convierte en crimen la negación del genocidio armenio durante la primera guerra mundial. El ministro de Justicia turco, Cemil Cicek, dijo que la ley "dañaría las relaciones" bilaterales.