El presidente de EEUU, George Bush, ha afirmado que buscará la imposición de duras sanciones a Corea del Norte, pero ha insistido en que no contempla la vía militar, después de que Pyongyang llevara a cabo una prueba nuclear el pasado lunes.En una rueda de prensa en la Casa Blanca, Bush ha dicho que buscará con el resto de los países miembros del Consejo de Seguridad la aprobación de una resolución que obligue a Corea del Norte a "respetar sus compromisos internacionales contra la proliferación nuclear".EEUU, ha insistido Bush, "no tiene intenciones de atacar" al régimen de Kim Jong-Il y permanece "comprometido con la vía diplomática". Sin embargo, ha matizado, Washington también "se reserva todas las opciones para defender a nuestros amigos en la región" y ha prometido ampliar su cooperación militar con los aliados.Esta cooperación, ha explicado el presidente norteamericano, incluye el refuerzo de las defensas contra misiles balísticos en la zona y una mayor presión para impedir que Corea del Norte pueda importar tecnología nuclear y de misiles.Llamamiento de Solana al Consejo de SeguridadEl alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior y de Seguridad Común, Javier Solana, ha realizado un llamamiento al Consejo de Seguridad de la ONU a "actuar" contra Corea del Norte, para demostrar la seriedad de la comunidad internacional."El Consejo de Seguridad de la ONU debe actuar para evitar que otros países piensen que la comunidad internacional no se toma en serio actos de esta naturaleza", según ha declarado Solana ante el pleno del Parlamento Europeo.Según Solana, la situación que se vive hoy es en parte el reflejo de la pasividad internacional ante Pakistán cuando se hizo con el arma atómica.