Este magnate bananero de 56 años y aficionado a la equitación posee una de las mayores fortunas del país y se presenta con un programa en el que la caridad pública y las promesas de mejora social son los puntos fuertes. Se ha presentado como enviado de Dios, rezando y enarbolando una Biblia con un aparatoso crucifijo en el pecho.