La Comisión Europea expresó ayer su temor a que la penalización de la negación del genocidio armenio, perpetrado por los otomanos en la primera guerra mundial, bloquee el debate que se acaba de abrir en Turquía sobre esa cuestión. El comisario europeo de Ampliación, Olli Rehn, consideró que la aprobación por parte de los diputados franceses de esta polémica ley es "un obstáculo al debate sobre el tema en Turquía". "Si esta ley entra en vigor, impedirá el debate y el diálogo necesarios para la reconciliación sobre este tema".