Una idea revolucionaria y también única. Pocas personas pueden presumir de haber conseguido algo así. Y, si encima esta idea sirve para que millones de personas abandonen la pobreza, la idea se convierte en gesta. Una gesta denominada banco de microcréditos Grameen, que acaba de valerle a Mohammad Yunus, su creador, el Premio Nobel de la Paz.

Este economista de carácter afable y perseverante es conocido como el banquero de los pobres. Nacido en 1940, en Bangladés, el joven Yunus estaba decidido a convertirse en un brillante economista. En 1972, siendo ya director del Departamento de Economía de la Universidad de Chittagong, decidió prestar el equivalente a 22 euros a un grupo de mujeres que malvivían con la artesanía de bambú. Así empezó a gestarse su gran idea.

El Premio Nobel de la Paz es un reconocimiento más de los cosechados por este afable bengalí, que recibió el premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1998 y que ha sido investido doctor honoris causa por 10 universidades de todo el mundo. Pese a todo, humildad: "Si los expertos de Nueva York o Washington vivieran en Bangladés, ellos también se darían cuenta de lo que es posible y necesario en las vidas de los muy pobres", dijo recientemente.

Cerca de España

Yunus ha recorrido medio mundo, pero tiene especial relación con España. La reina Sofía apoya sus tesis, y en el 2004 asistió al Fórum de las Culturas. En Barcelona dijo: "Toda la gente pobre tiene la posibilidad de valerse por sus medios, si se lo proporcionamos y les ayudamos". Y es que Yusuf no ha olvidado aquella idea de 1972, que ha cambiado el mundo. En otra ocasión afirmó: "Algún día, nuestros nietos tendrán que ir al museo para saber lo que era la pobreza". Ojalá.