El Consejo de Seguridad de la ONU presentó ayer un frente firme y unido para detener el programa armamentista nuclear de Corea del Norte. Para conseguir ese propósito, el Consejo aprobó por unanimidad una resolución con la que impone duras sanciones al Gobierno de Pyongyang por haber realizado el pasado lunes una prueba nuclear subterránea que supone "una clara amenaza para la paz y la seguridad internacionales". Además, en la resolución exige al régimen norcoreano que no realice ninguna prueba más.

Por su parte, el régimen norcoreano expresó su "rechazo total" a la resolución, que calificó de injustificada. Además, señaló que Corea del Norte interpretará como "una declaración de guerra" cualquier futura medida de presión de EEUU.

La aprobación del documento por los 15 miembros del órgano ejecutivo de la ONU se produjo apenas horas después de que Estados Unidos anunciase haber detectado los primeros indicios de radiactividad, que confirman con un 80% de probabilidad que Corea del Norte realmente realizó la prueba nuclear.

MUESTRA DE AIRE Un avión WC-135, que partió de la base estadounidense de Kadena (Okinawa, Japón), recogió el martes muestras de aire sobre el mar de Japón, entre ese país y la península coreana, cuyo análisis reveló la presencia de radiactividad, aseguraron fuentes de EEUU.

Esta confirmación dio el empujón final a las tensas negociaciones en la ONU para la imposición de sanciones a Pyongyang. China y Rusia se opusieron férreamente al empleo de la fuerza militar contra Corea del Norte, y forzaron varias revisiones para suavizar el documento y descartar de forma expresa las medidas militares.

Al final, la resolución exige a Corea del Norte que no lleve a cabo pruebas nucleares adicionales. Para impedírselo, el documento prohíbe la venta de mercancías nucleares a Pyongyang, y exige a la comunidad internacional que congele los fondos de las personas o entidades relacionadas con los programas nucleares o balísticos norcoreanos.

El documento prohíbe también la venta o entrega a Corea del Norte de misiles, tanques, barcos de guerra, helicópteros y aviones de combate, además de autorizar que se lleve a cabo la "inspección de la carga" a bordo de barcos cuyo punto de destino o de partida es ese país.

"Hoy mandamos un mensaje fuerte y claro a Corea del Norte y a otros posibles proliferadores nucleares sobre las graves repercusiones de su continua búsqueda de armas de destrucción masiva", recalcó tras la votación el embajador de EEUU ante la ONU, John Bolton. El presidente de EEUU, George Bush, declaró, satisfecho, que el mundo había enviado un mensaje "unánime" al régimen norcoreano.

RESERVAS DE CHINA También China coincidió en que la respuesta dada a la crisis nuclear creada por Corea del Norte es "firme y apropiada". Sin embargo, su embajador ante la ONU, Wang Guangya, recalcó la firme oposición de su gobierno al uso de la fuerza contra Pyongyang, y sus reservas sobre las inspecciones de los cargamentos hacia el país.

Guangya hizo hincapié en que la desnuclearización de la península coreana debe lograrse por vía diplomática, en el marco de las detenidas conversaciones a seis bandas de Corea del Norte con Japón, Corea del Sur, China, Rusia y EEUU. Para empujar a Pyongyang a regresar a estas negociaciones, la Casa Blanca despachará a su secretaria de Estado, Condoleezza Rice, a la zona.