HOMBRES ARMADOS, posiblemente talibanes, secuestraron en una carretera al fotógrafo y periodista italiano Gabriele Torsello mientras viajaba de la localidad de Helmand a Kandahar. Los secuestradores acusaron al reportero de ser un espía. Mientras, dos soldados de la OTAN murieron en el sur del país en un ataque con granadas y armas de fuego.