LAS NUEVAS escuelas del Reino Unido, a cargo de organizaciones religiosas, podrían tener que ofrecer al menos un 25% de sus plazas a niños de familias de otras creencias. Blair estudia la imposición de la cuota para reducir las tensiones entre comunidades. El giro gubernamental tiene el apoyo del líder de la oposición, David Cameron. B. A.