UNOS 200 DEFENSORES de los derechos humanos se manifestaron ayer delante de la Casa Blanca en el momento en que el presidente de Estados Unidos firmaba la polémica ley que autoriza el endurecimiento de los interrogatorios contra sospechosos de terrorismo y facilita los juicios ante comisiones militares.