EL CAMBIO de ubicación del féretro del expresidente argentino Juan Domingo Perón a su finca de San Vicente provocó una gran concentración de peronistas y se saldó con 50 heridos, incluso de bala. Algunos dirigentes acusaron a grupos duhaldistas de generar los disturbios. El Gobierno se desentendió de los incidentes.