Los servicios secretos extranjeros coinciden en que Corea del Norte carece aún de la tecnología necesaria para fabricar una cabeza nuclear pequeña que pueda ser montada en un misil. Y, de todas maneras, sus misiles no son fiables: el pasado 5 de julio el régimen puso a prueba el proyectil de largo alcance Taepodong-2, pero este se mantuvo en el aire solo unos segundos. Un fracaso.

Los cálculos más conservadores apuntan a que Pyongyang tiene material fisible para fabricar entre seis y ocho bombas nucleares. Algunos elevan esa cifra a más de 12.