EL CONSEJO DE MINISTROS francés autorizó ayer el interrogatorio de la ministra de Defensa como testigo dentro de la investigación del caso Clearstream, un montaje, iniciado en el 2004, para arruinar la reputación del ministro de Interior, Nicolas Sarkozy, al que se le atribuyó un falso cobro de comisiones ilegales.