Las autoridades de Pakistán han verificado finalmente que los 42 ciudadanos repatriados desde España son paquistanís y que, por lo tanto, permanecerán en su país de origen, según han informado fuentes diplomáticas españolas. Este grupo llegó a Tenerife a mediados de septiembre de manera irregular a bordo del buque chatarra Al-Mari. Tras las labores de identificación en un centro de acogida canario, fueron deportados a Pakistán en virtud del acuerdo bilateral entre España y el país asiático para los casos de personas en situación irregular. A su llegada, estos ciudadanos alegaron a las autoridades de Islamabad que provenían de la provincia india de Cachemira. Sin embargo, las autoridades paquistanís y españolas --a través de la embajada en Islamabad-- han llegado a la conclusión de que son paquistanís y de que argumentaron su supuesta procedencia india como "maniobra dilatoria". "Los 42 repatriados son paquistanís, lo han reconocido", han resaltado las citadas fuentes antes de subrayar que con esta decisión se cierra este caso.