EL LÍDER del partido de ultraderecha Yisrael Beitenu confirmó ayer la operación política que el primer ministro israelí, Ehud Olmert, llevaba ideando desde el fin de la guerra del Líbano. Con el fichaje de los 11 diputados de este ultra para su Gobierno de coalición, Olmert se asegura una mayoría en la Kneset. J. C. B.