LOS ENFRENTAMIENTOS en Budapest entre la policía y los manifestantes el pasado lunes --50° aniversario del levantamiento contra el régimen prosoviético-- dejaron 128 heridos, de ellos 10 policías, 131 detenidos y varias calles céntricas devastadas. Ayer, la capital recuperó la normalidad. En la sesión del Parlamento, los partidos de la oposición conservadora criticaron la dura actuación de la policía ante los hechos.