EL GOBIERNO de George Bush intenta convencer a la opinión pública de su país de que es posible todavía acabar con el caos que vive Irak. Este es el mensaje que lanzó ayer el embajador de EEUU en Bagdad, Zalmay Jalilzad. El diplomático dijo que "el éxito en Irak es posible en un plazo razonable", sin especificar cuánto tiempo es necesario para acabar con la violencia que se lleva cada día la vida de unas 100 personas. K. A.