ENTRE LOS CONDENADOS por el Tribunal de Apelaciones de Palermo se encuentran los dos jefes supremos de Cosa Nostra, Bernardo Provenzano y Totó Riina. Ellos dos y otros 28 integrantes de la mafia siciliana fueron condenados a cadena perpetua en un proceso por 60 homicidios que fueron perpetrados entre 1981 y 1991 en Sicilia.