Alemania tiene 7.775 soldados repartidos por el mundo, de los que 2.730 están desplegados en el norte de Afganistán, una zona relativamente tranquila si se compara con el problemático sur del país, aunque no libre de riesgos. El Bundestag (Cámara baja) aprobó el pasado septiembre prolongar un año más su presencia en la zona.

El Gobierno alemán tiene actualmente otros 2.907 soldados en Kosovo; 863, en Bosnia-Herzegovina; 741, en el Congo y Gabón; 330 en Somalia; 154, en Uzbekistán; 37, en Sudán; 11, en Georgia y 2, en Etiopía. Además, tiene previsto enviar 2.400 soldados al Líbano.