EL CRÁNEO y otros restos humanos aparecieron en un lodazal de Kabul, aseguró ayer uno de los siete soldados alemanes acusados de profanar cadáveres en Afganistán y cuyas fotografías aparecieron en el diario Bild. El soldado declaró que los huesos aparecieron cuando un grupo de afganos recogía barro para hacer ladrillos de adobe. "Nadie le dio importancia", aseguró. EFE