Los ciudadanos europeos están perdiendo la confianza en la Comisión Europea y en los beneficios de pertenecer a la UE, según relevó ayer el último eurobarómetro del Ejecutivo comunitario. Los resultados del sondeo, realizado entre marzo y mayo de este año, revelan un creciente distanciamiento de los ciudadanos del proyecto político europeo, que explican la actual crisis de la UE y el triunfo del no en Irlanda.

El nivel de confianza de los ciudadanos en la Comisión Europea ha caído al 47%, en una tendencia descendente desde la primavera del 2007, cuando disfrutaba del 52%. Esta crisis de confianza en Alemania y Francia, eje fundamental del proceso de integración europea, es otro fenómeno preocupante. La confianza de los alemanes se sitúa en el 41%, mientras que entre los franceses llega al 44%, con retrocesos de 5 y 10 puntos porcentuales frente al pasado otoño. Por el contrario, el 58% de los españoles aún apoya al Ejecutivo comunitario.