Pese a su riqueza en diamantes y minerales como la bauxita y la alúmina, Guinea es uno de los países más pobres del mundo. Más del 50% de su población vive por debajo del umbral de pobreza. Excolonia francesa, la Guinea con capital en Conakry obtuvo la independencia en 1958. Su primer presidente fue Ahmed Seku Turé. A su muerte, en abril de 1984, se produjo una situación parecida a la de ayer. Un golpe militar colocó en el poder a Conté.