El fantasma de la ruptura de las relaciones entre Venezuela y Colombia ha vuelto a aparecer otra vez en escena. El presidente venezolano, Hugo Chávez, lanzó iracundo su nueva amenaza después de que su homólogo colombiano, Álvaro Uribe, lo acusara, una vez más, a falta de dos semanas de abandonar el poder, de proteger a miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN). Uribe se basó, en este caso, en pruebas antiguas.

"No vamos a caer en provocaciones del presidente Uribe, que es un mafioso y es capaz de cualquier cosa en estos últimos días que le quedan, está lleno de odio", aseguró el dirigente venezolano. Por lo pronto, el sucesor de Uribe, Juan Manuel Santos, se ha topado con un problema inesperado: Chávez anunció que no viajará a la toma de posesión, el próximo 4 de agosto. "Lamento mucho la situación", señaló desde Caracas.

Hace dos años que los vínculos bilaterales empezaron a deteriorarse. La tensión llegó a su punto máximo en la primavera del 2008, después de que el Ejército colombiano hiciera una incursión en territorio del vecino Ecuador, donde acabó con la vida del número dos de las FARC, Raúl Reyes. Caracas se alineó entonces automáticamente con el Gobierno de Quito en el conflicto diplomático.

Santos es un uribista pragmático y, tras su triunfo en las pasadas elecciones, dio señales de querer buscar fórmulas de convivencia con Caracas. Por eso, muchos analistas se preguntaron en Bogotá qué buscó Uribe con una denuncia que frustra, al menos por el momento, las posibilidades de avanzar por esa senda. El canciller venezolano, Nicolás Maduro, fue enfático al decir que se "dinamitaron" las posibilidades de acercamiento.

MANIOBRAS DE DISTRACCIÓN En Caracas, Chávez no ha podido escapar a las críticas según las que estaría haciendo maniobras de distracción. La exhumación de los restos del libertador Simón Bolívar, relatada por el mandatario venezolano en la red social Twiter, ha generado más perplejidad que entusiasmo entre los ciudadanos venezolanos.