Peer Steinbrück, el candidato del Partido Socialdemócrata (SPD) que el domingo sufrió una rotunda derrota frente a Angela Merkel en las elecciones alemanas, dimitió ayer de todos sus cargos y anunció que abandonaba la primera línea política. El anuncio tuvo lugar durante la convención que 200 delegados del partido celebraron ayer para decidir la estrategia a seguir sobre una posible coalición de Gobierno con Merkel. La reunión fue a puerta cerrada, pero algunos asistentes informaron de la decisión de Steinbrück, que fue aplaudido al concluir su intervención. La decisión de Steinbrück es coherente con su negativa a formar parte de un Gobierno encabezado por Merkel, posición que ha reiterado desde que fue designado candidato hace aproximadamente un año.

Frente a la central berlinesa del SPD, varios militantes repartían panfletos en los que se rechazaba la coalición. "No a la gran coalición. Es un peligro de muerte para el SPD", decía la hoja informativa, firmada por unos 20 militantes. La dirección del partido propuso a la convención iniciar las conversaciones con la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel y, al final del proceso, dar voz a los militantes en un referendo vinculante. Durante el día de ayer se llegó a especular con que la fecha de la consulta podría ser el domingo anterior al congreso del partido, que está previsto a partir del 14 de noviembre. De ser así, las negociaciones para formar Gobierno serán largas.

La posibilidad de formar una nueva coalición con Merkel ha puesto en evidencia la existencia de puntos de vista opuestos sobre la cuestión. En Renania del Norte Westfalia, el land más poblado del país, donde gobiernan los socialdemócratas en coalición con Los Verdes, Norbert Römer, jefe del grupo parlamentario de la Cámara regional, asegura que "en el SPD de Renania del Norte-Westfalia, nadie quiere la gran coalición". Hannelore Kraft, la presidenta del land, fue una de las principales impulsoras de la celebración de un referendo entre la militancia.

CONSULTA Christoph Matschie, dirigente socialdemócrata en el estado oriental de Turingia, asegura que consultó con los militantes a través de las redes sociales y de 400 respuestas que recibió, casi todas eran contrarias a la gran coalición con Merkel, según publicó ayer la edición digital del semanario Die Zeit.

El SPD mejoró ligeramente el domingo sus resultados de hace cuatro años, cuando, con Frank Walter Steinmeier como candidato, obtuvo algo más del 23% de los votos, el peor porcentaje de su historia. Este castigo electoral se produjo después de cuatro años de haber gobernado en coalición con la CDU de Merkel, en la legislatura 2005-2009. Los resultados del domingo, solo dos puntos más que en el 2009, no han servido para olvidar aquellas nefastas consecuencias.

La Constitución alemana determina que el Bundestag se ha de constituir como máximo 30 días después de la celebración de las elecciones, pero no fija límite para formar Gobierno.