"No tenemos constancia de controles y en cualquier caso no nos preocupan". El portavoz papal, Federico Lombardi, comentó de manera bastante tranquila la exclusiva que publicó ayer el semanario italiano Panorama sobre el hecho de que el papa Francisco también habría sido o estaría siendo espiado por la NSA.

Probablemente Lombardi tenga razón en cuanto a la actualidad, porque Francisco no vive en los Apartamentos Apostólicos, que no cuentan con blindaje electrónico, sino en la residencia de santa Marta, que está protegida. Es el lugar donde residen los cardenales electores del Papa durante el cónclave, que se celebra en la Capilla Sixtina y que se rastrea siempre en ocasión de los cónclaves, igual que la residencia.

La exclusiva apunta que el cardenal Jorge Bergoglio habría sido espiado antes de ser elegido Papa y no ahora. "En los 46 millones de llamadas rastreadas en nuestro país, entre el 10 de diciembre del 2012 y el 8 de enero