Ministra ecologista

El Gobierno de Austria, al borde del abismo por el voto que desbloqueó la ley europea de la naturaleza

Un logro a nivel europeo se vuelve en contra en la política doméstica austriaca al originar una crisis de gobierno

Leonore Gewessler, ministra de Medio Ambiente de Austria

Leonore Gewessler, ministra de Medio Ambiente de Austria / Cajetan Perwein/BMK via APA/dpa

Gemma Casadevall

La Ley de la Naturaleza logró este lunes su aprobación por la Unión Europea (UE), pero gracias a un voto 'díscolo' austriaco que coloca la coalición de gobierno de Viena ante un abismo. A cuatro meses de las elecciones parlamentarias y con los sondeos apuntando a un triunfo del ultranacionalista FPÖ, el canciller Karl Nehammer desautorizó a su ministra de Medio Ambiente, la verde Leonore Gewessler, por haber votado a favor de una normativa que, por primera vez, obliga a los países a restaurar la naturaleza.

A escala comunitaria, se considera un hito el desbloqueo de una ley que había quedado en el limbo, después de que Hungría se hubiera unido al grupo de países que la rechazan. El voto de la ministra ecologista dio a la ley el respaldo necesario para obtener una mayoría cualificada, pero el partido conservador del canciller, el ÖVP, ha anunciado una denuncia penal contra la ministra por abuso de poder.

El propio Nehammer ha avanzado además que presentará un recurso ante el Tribunal de Justicia por considerar ilegal ese voto.

A Gewessler se la acusa de haber desobedecido no solo al jefe del ejecutivo del que forma parte, sino también los intereses de varios de los gobiernos regionales austríacos en contra de esa ley. Desde el ÖVP se acusa a la ministra de actuar contra la Constitución del país.

Las tensiones en la coalición, en el poder desde enero de 2020, escalaron el domingo, cuando la ministra ecologista dejó claro que votaría a favorde la Ley de la Restitución de la Naturaleza por la que los estados miembros se obligan no solo a protegerla, sino a restaurarla. Se apoyó para ello en que dos gobiernos regionales respaldaban ahora el sí.

Al margen de las hipotéticas consecuencias sobre una Ley que ha tenido que superar muchos obstáculos hasta su aprobación por el Consejo de Medio Ambiente comunitario, en Viena se abre un periodo de incertidumbre. Las elecciones legislativas están convocadas para el 29 de septiembre. No se considera viable su adelanto aunque se rompiera la coalición de gobierno. La ultraderechista FPÖ, que se alzó como primera fuerza en las pasadas elecciones europeas, se perfilaba de antemano como la ganadora de los comicios nacionales