Para acercar a los niños a una tradición tan antigua como es la vendimia, la Asociación Cultural Castrum Valdejasa de Castejón organizó una campaña con diferentes colegios de la zona. Entre todas ellas hubo una muy especial, la que tuvo lugar el 3 de octubre, con los alumnos del aula especial del colegio Mamés Esperabé, de Ejea.

"En muchas ocasiones es la sociedad la que impone barreras mentales ante estas personas", aseguran desde la organización. "Parecía una tarea imposible, realizar este tipo de trabajo con personas con discapacidad pero pudimos realizar esta tarea, ellos también cortaron uvas, ayudamos a los que llevan silla de ruedas para que pisaran la uva, prensaron y embotellaron vino", comentan desde la agrupación.

Así, los alumnos participantes en esta ocasión se pudieron hacer una idea de lo que significan estas tareas en el campo, una jornada en la que también "se motivaron en su aprendizaje", explican. Esta sensación fue recíproca, ya que "nosotros también hemos aprendido de ellos, de su superación diaria", concluyen desde Castrum Valdejasa.