Ejea es el primero municipio de España que cuenta con una granja en la que se produce y usa biogás como energía alternativa, utilizando como materia primera los purines de los animales. El centro Disora-La Bardena produce al día 910 metros cúbicos de biogás, equivalente a 500 kilos de gas propano, y explota a 11.700 animales.

El presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, acudió a inaugurar estas instalaciones, acompañado por el consejero de Economía, Hacienda y Empleo del Ejecutivo aragonés, Alberto Larraz, y por el alcalde de Ejea, Eduardo Alonso, así como por diversos representantes de empresas del sector.

Iglesias detalló algunas de las características de la granja tras visitar estos equipamientos en los que señaló ""se aprovecha todo lo aprovechable del cerdo, incluso los purines". Una experiencia que "es muy interesante", señaló, porque dicha granja no produce ningún residuo que pueda contaminar.

Para realizar todo el proceso, Disora-La Bardena posee una planta que permite producir la digestión anaeróbica del purín producido en la explotación. Un proceso que comienza con la deposición de los purines en una balsa construida a tal efecto dónde, a través de reacciones controladas de naturaleza biológica, se produce biogás. Este biogás obtenido puede ser utilizado de forma ventajosa como combustible para alimentar una caldera, y por lo tanto, producir energía térmica o alimentar cogeneradores que producen energías eléctricas y térmicas destinadas a cubrir las necesidades de la explotación.

Además, de sus beneficios con el medioambiente, las instalaciones han permitido, crear 15 puestos de trabajo, según explicó uno de sus propietarios, Jesús Mena, y de funcionar bien la experiencia, "podría construirse una granja gemela en ese mismo terreno", apuntó Mena.

Planta de biodiésel

El grupo cooperativo agrario Arento invertirá 25 millones de euros en un proyecto integral de producción, transformación y comercialización de biodiesel, cuya planta transformadora y extractora se ubicará en Zuera, y que también contará con plantas extractoras en Gelsa y Ejea, donde se llevarán las plantas oleaginosas con las que se produce este carburante. Un proyecto que comenzará a ser una realidad en 2008 y que generará unas 50.000 toneladas de combustible ecológico al año.

El presidente de Arento y alcalde de Sierra de Luna, Pedro Naudín, señaló que el cultivo de oleaginosas para fabricar biodiesel supone "apostar por una alternativa estratégica para la agricultura aragonesa, ya que se trata de un sector en crisis y estos cultivos posibilitarán mantener alrededor de 50.000 hectáreas de regadío".

Este proyecto está financiado por diferentes entidades y por el Instituto para la Diversificación y Ahorro Energético del Ministerio de Industria.