Las carreras de pollos en las Cinco Villas se remontan al siglo XVIII y se relacionaban siempre con alguna fiesta. Como en Tauste. De este municipio destaca la competición de 1933, por ser la primera en la que se premió con dinero a los ganadores, que fueron Mariano García, que se llevó 40 pesetas, Ángel Francés (30 pesetas) y Manuel López (20 pesetas).

Tras la Guerra Civil las carreras pedestres se comenzaron a celebrar también en San Isidro. A finales del siglo XIX se documentan las carreras de Ejea en las fiestas de la Virgen de la Oliva, que tuvieron lugar por la calle Mediavilla y la plaza San Francisco.

En Luna la carreras de pollos datan de 1910, aunque en esta localidad dichas pruebas se denominan "carreras de peatones", que consistían en dar 50 vueltas a la plaza Mayor o a la de la Constitución. Una prueba que ganó durante años la familia Miral. Otros corredores destacados del municipio fueron Máximo Soro, Florentín Colón, Paco Mira y Santiago Miral, José Falcón y Elías Villarreal.

A partir de 1930 las carreras se extienden por otros punto de las Cinco Villas, como Sos, donde comenzaron a desarrollarse para la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz.