La restauración del castillo de Biel, conocido entre los vecinos del municipio como "La Torre de Biel", por su forma, está cada vez más cerca desde que el presupuesto para las obras ha salido reflejado en los presupuestos generales de este año del Ministerio de Cultura.

Así, la administración ha concedido 360.000 euros de ayudas, que se repartirán en dos anualidades, 300.000 euros en el próximo año y los 60.000 euros restantes en 2008, aunque se prevé que esta partida se pueda incrementar, ya que también se quieren arreglar las murallas que se ubican junto a la fortaleza y que, en su momento, servían como protección del mismo. Precisamente, fue el deterioro de este elemento el que hizo que los técnicos del Ministerio de Cultura pusieran los ojos en la fortaleza bielera y comenzaran los trámites para su restauración, que se centrará en varios puntos de la fortificación.

Por un lado, la fortaleza propiamente dicha, en la que se asegurarán paramentos y se procederá a instalar un entramado de forjados para recuperar los cuatro pisos que posee la construcción. Además, se rehabilitarán las escaleras de acceso a cada una de las plantas del castillo y se colocarán cerramientos en todas las puertas y ventanas. Así mismo, se construirán unos baños, ya que uno de los fines de la restauración es convertir el recinto en un reclamo turístico para el municipio cincovillés. Posiblemente, según apunta el alcalde de Biel, José Luis Lasheras, "podría albergar un centro de interpretación, quizá el de los judíos que se incluye en el proyecto Aragón Espacio Sefarad, pero como hay mucho espacio en el castillo no descartamos dedicar una sala para hacer conciertos o charlas".

Así, la fortaleza de Biel tiene 105 metros de plantas que se multiplican por el número de pisos. Cada uno de ellos está perforado con ventanas, que se cerrarán con algún tipo de sistema que deje ver el paisaje local, además de rehacer alguno de los cadalsos de protección que tendría el monumento, para que se pueda salir a ellos y contemplar una magnífica vista de la localidad, ya que el castillo estás en la zona alta del municipio.

La realización de este proyecto, que comenzará a ser una realidad a partir del año que viene, "es una de las más demandadas", apunta el primer edil de Biel, ya que desde hace años "vemos como la fortaleza se deteriora y no podemos hacer nada, puesto que somos un municipio muy pequeño y no contamos con los recursos suficientes para acometer este tipo de intervención", concluye Lasheras.

. ASÍN