Ejea de los Caballeros ha celebrado un año más su tradicional San Silvestre el 26 de diciembre. Tras suspenderse en 2020, han querido despedir este año tan atípico a través del deporte y corriendo por una buena causa, puesto que se pidió entregar un kilo de alimento al recoger el dorsal de la carrera, y la comida recibida fue donada al banco de alimentos de Cruz Roja.

Los Aguiluchos sorprendieron con su inmenso espíritu deportivo. | MANUEL MUÑIDO

Por la situación sanitaria, las inscripciones, totalmente gratuitas, se realizaron a través de internet, en la página www.cronolimits2020.com. Además, fue obligatorio el uso de mascarillas siempre que fuera posible, teniendo que usarla a la salida de cada prueba y a la llegada a la meta.

La San Silvestre ejeana comenzó a las 11.30 horas en el parque Central de la localidad, y aunque el día no acompañaba en un inicio, puesto que se levantaron con un cielo gris y nublado, el día en seguida consiguió calentarse con las carreras de jóvenes, absoluta e infantiles. Asimismo, además de esta carrera dedicada al gran público, hubo otras carreras durante toda la mañana.

Jorge Lopez Racaj, de la Escuela Rusa, fue el primer clasificado en la categoría absoluta, seguido de Daniel Osanz Laborda; mientras que la atleta local Sara Carrato, de Zenit Twinner, se llevó la primera posición de la categoría femenina. En la categoría sub-10 se llevó la medalla de oro Martin Rivera Gracia; Pablo Garrido Gracia venció en la sub 12; el primero de la sub-14 fue 2 Hugo Yus Vinues; de la sub-16 Jesús Martínez Lasheras y, por último, de la categoría Máster- C, se proclamó vencedor Francisco Osanz Lafita.

También los más pequeños, que competían en la categoría Aguiluchos, consiguieron sorprender a los asistentes con su inmenso espíritu deportivo.

No obstante, todos ganaron al pasar una jornada entretenida junto al resto de vecinos, donde la alegría y la ilusión por el deporte primaron por encima del resto de cosas. La carrera fue todo un éxito, contando con una participación muy similar a la de otros años pese al covid, y desde la organización quisieron destacar el gran nivel que demostraron los participantes, que lograron unas marcas de infarto. También han querido agradecer la colaboración del ayuntamiento y de la comarca, sin los que no sería posible llevar a cabo la mítica carrera cada año.