Pocos podían imaginar hace sólo unos meses lo que hace unos días se escuchó en la planta de General Motors (GM) España en Figueruelas. El presidente y consejero delegado de General Motors Corporation, Richard G. Wagoner, no ahorró elogios ni piropos hacia la factoría de Figueruelas durante la celebración de la salida del nuevo Opel Corsa número 15.000. Un modelo que se fabrica en GM España desde el pasado 31 de julio y que ya ha alcanzado el 50% de su capacidad productiva (llegará al 100% a comienzos del mes de noviembre).

Un "hito" que la planta zaragozana ha logrado antes de lo previsto, lo que demuestra que "estamos en el buen camino", subrayó ilusionado Wagoner, que el 26 de septiembre visitó la factoría junto al presidente de GM Europa, Carl Peter-Forster; el presidente de GM España, Antonio Pérez Bayona; el presidente aragonés, Marcelino Iglesias; y los consejeros de Economía e Industria, Alberto Larraz y Arturo Aliaga, respectivamente. No faltaba nadie.

No era para menos, ya que la multinacional se juega mucho con el lanzamiento del nuevo modelo, que será "decisivo" y se antoja como el producto más importante de la compañía durante el próximo año. La realidad supera ya a los pronósticos más optimistas, por lo que Wagoner quiso resaltar que la planta de Figueruelas "se ha ganado una bien merecida reputación por su innovación y calidad en la industria de la automoción". Y añadió: "He visitado la planta en los últimos años y estoy impresionad o de la capacidad de trabajo de sus empleados, que se refleja en modelos como el nuevo Corsa".

En esta línea Wagoner afirmó confiar plenamente en un equipo que también saca al mercado el Meriva y que recibirá el Opel Combo el próximo mes de febrero tras cerrarse el acuerdo con los trabajadores de la planta de Portugal.

Ante tal cascada de elogios, el presidente del Gobierno echó la vista atrás y mostró su satisfacción después de las tensas negociaciones que se mantuvieron con la multinacional para decidir dónde se fabricará el nuevo Meriva en el 2009. Desde entonces, todo parece ir sobre ruedas. Incluso Iglesias llegó a afirmar que "aquí, en Zaragoza tenemos a los mejores equipos, por eso hacen los mejores coches en un momento tan competitivo".

Durante su visita, el presidente de GM Corporation quiso acercarse a los trabajadores de Figueruelas. Durante más de una hora y media mantuvo un encuentro con más de 200 empleados de la factoría, que le realizaron diversas preguntas sobre la situación de la planta y de la multinacional. Algo poco habitual.

El presidente del comité de empresa, Juan Carlos Sánchez, apuntó que esta forma de actuar señala que "estamos en primera línea y ahora somos ya la niña bonita". No es de extrañar, ya que en el 2007 Figueruelas puede alcanzar una producción de 500.000 vehículos al año, tras la llegada del Combo, con lo que aglutinaría el 30% de la producción europea.