La Red Aragonesa de Desarrollo Rural (RADR) ha mostrado su desacuerdo con la intención del Gobierno de Aragón de reducir los Grupos Leader a uno por provincia, además de rebajar la financiación de 77 millones de euros, en el periodo actual, a 45 millones de euros.

Ante esta posición el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente decidió no seguir adelante con esta propuesta, y el consejero Joaquín Olona convocó el miércoles 28 de abril a los diferentes agentes que se benefician del Programa de Desarrollo Rural de Aragón (PDR), como son las organizaciones agrarias (UAGA, UPA, Asaja y Araga), las cooperativas agroalimentarias (FACA), la asociación de industrias agroalimentarias (AIAA), los regantes (Ferebro) y a la Red Aragonesa de Desarrollo Rural (RADR).

La reunión sirvió para debatir sobre el reparto de los fondos Feader en el periodo de prórroga del PDR, una vez finalizado el periodo 2014-2020 y antes de que se inicie el nuevo programa 2023-2027, y sobre la necesidad de ejecutar los proyectos en marcha para no perder fondos europeos. El total de fondos europeos que se aplicarán a la prórroga es de 175 millones, a repartir entre dieciséis medidas.

El consejero Olona se mostró satisfecho al término de la reunión por «la buena disposición de los agentes implicados para mejorar el grado de acuerdo, aun reconociendo las dificultades que hay». En el encuentro se pusieron sobre la mesa la necesidad de afrontar el Programa de Desarrollo Rural de forma global y no atendiendo a los aspectos particulares de cada una de las partes. «El PDR debe abordarse como una estrategia en beneficio del desarrollo rural y debemos hacer un esfuerzo por ver más allá del interés particular que representa cada agente y lograr que los objetivos del programa sean en favor de nuestros agricultores y agentes rurales», señaló al término del encuentro Olona.