El Departamento de Sanidad emitió el martes 4 de mayo un decreto y una orden que se publicaron ese mismo día en el Boletín Oficial de Aragón (BOA) por los que, a tenor de los datos epidemiológicos de covid-19, se declara el confinamiento perimetral de la Comarca Ribera Alta del Ebro y su paso al nivel 3 agravado modulado.

El análisis continuado de los datos epidemiológicos de la comunidad permite constatar que la afectación es diferente en distintos ámbitos geográficos que hacen necesario revisar las medidas de prevención y control dispuestas hasta la fecha.

De este modo, en la Ribera Alta del Ebro ha aumentado la incidencia en los últimos días con 382 casos por 100.000 habitantes a 7 días; cuando, la media en la comunidad aragonesa estaba en 165 casos por 100.000 habitantes.

Cabe recordar que en los territorios en nivel 3 agravado modulado se limita la permanencia de grupos de personas en espacios públicos o privados a un máximo de cuatro, salvo que se trate de convivientes, y el cierre de la actividad no esencial queda establecido a las 20.00 horas. En lo que se refiere a los aforos, en la hostelería pasan al 75% en el exterior y al 30% en el interior.

Además, ante el fin del estado de alarma , el Gobierno de Aragón ya ha anunciado que el confinamiento de la Ribera Alta del Ebro, así como del resto de zonas confinadas perimetralmente, se prolongará un mes mediante decreto-ley, «si bien revisamos constantemente los datos para adaptar las medidas a la evolución epidemiológica, pudiendo levantar antes estas restricciones si la evolución es positiva», explicó la consejera de Sanidad, Sira Repollés.