El Ayuntamiento de Pinseque encargó un nuevo mural al artista ribereño Diego Vicente, que se ha pintado en la plaza de España de la localidad. La propuesta pictórica surge de un paseo por el Canal Imperial de Aragón en el mes de abril de 2021 en el que se fueron recogiendo de forma aleatoria algunas de las flores silvestres que cada primavera brotan en sus orillas para posteriormente ser interpretadas sobre la pared.

A través de este simbólico paseo en libertad y la posterior reconstrucción artística del paisaje se pretende rendir un homenaje a la primavera de 2020, en la cual, nuestra libertad de movimiento, se vio mermada por la pandemia del covid-19. En definitiva, estas flores silvestres puestas en agua son un símbolo de todo lo que nos dejamos en esta cruel pandemia: momentos, viajes, planes, seres queridos... Pero también un reconocimiento a nuestra capacidad de despertar y renacer de forma plural y colectiva.

A la izquierda figura un balón pinchado, simbolizando el esfuerzo de los niños y las niñas en esta pandemia, sacrificando tantas horas de juegos, deportes y diversión correspondientes a su edad. Y a la derecha dos libros, la lectura como símbolo del saber y el saber cómo síntoma del conocimiento que proporciona la edad avanzada. Simboliza el gran esfuerzo que también han realizado las personas mayores, manteniendo la calma y siendo ejemplo para el resto de generaciones pese a sufrir la peor parte de esta crisis sanitaria.