Representantes de las 46 comunidades aragonesas del exterior de España, así como de los 12 centros ubicados en diferentes países extranjeros en Europa y América, participaron entre los días 19 y 22 de octubre en el II Congreso de las Comunidades Aragonesas, organizado por el departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales del Gobierno aragonés con la colaboración de Caja Inmaculada.

El vicepresidente del Ejecutivo autónomo, José Ángel Biel, fue el encargado de la inauguración de este congreso que realizó una de sus paradas principales en el Monasterio de Rueda. Allí, realizaron una visita guiada por el recinto monacal y, más tarde, pudieron disfrutar de la exquisita cocina de la hospedería, lugar donde fueron recibidos por el consejero de Industria, Comercio y Turismo, Arturo Aliaga.

La emoción y el orgullo han sido los sentimientos que más han aflorado durante estos días. Mientras para unos era su primera visita a Aragón, para otros ha supuesto un reencuentro con otros emigrantes aragoneses con los que ya habían coincidido en anteriores ocasiones.

"Se me pone todavía la piel de gallina cuando vuelvo a Aragón, y este año más todavía, porque ha sido la primera vez que he podido venir con mi hermana", afirmaba Amelia, una de las representantes argentinas. "Es volver a tus orígenes, aunque no puedo explicar cuáles son mis sentimientos porque sólo alguien que esté en la misma situación puede entenderlo", decía Carmen Bayod, la presidenta de la Casa de Aragón de Bruselas.

A lo largo de este encuentro se desarrollaron diversas ponencias para conocer la situación actual de estos centros aragoneses en el extranjero, las propuestas y demandas de sus integrantes y su adaptación a los cambios sociales.

Además, durante estos días se debatió el papel de estos centros como dinamizadores culturales y como instrumentos de mantenimiento de las manifestaciones culturales locales a través de la ponencia "Una propuesta de gestión cultural para las Casas y Centros de Aragón". También se habló de los cambios introducidos tras la aprobación de la Ley 5/2000 que regula las relaciones del Gobierno de Aragón con las Comunidades Aragonesas del Exterior.

Relevo generacional

El papel de los jóvenes ha sido otro de los temas principales que se han planteado en este congreso. Tal y como afirmó el representante de los jóvenes, José Luis Martí, "tenemos que dinamizar las diferentes actividades de las Casas y reforzar el sentimiento aragonés entre los más jóvenes. Es cierto que el relevo generacional es un reto, pero creo que podemos conseguirlo", expresó.

En los mismos términos se expresó la presidenta de la Agrupación Aragonesa de Bruselas quién afirmó que "nosotros tenemos un problema también con la juventud porque es muy difícil implicarles en todos los actos. Pero, poco a poco, conseguimos, a través de nuestras actividades, que vayan teniendo un sentimiento de afinidad con el pensamiento de sus padres".

El programa de actos del congreso se completó con diversos recorridos por Aragón. Además de Rueda, los participantes en estas jornadas visitaron el Parador de Alcañiz y la Basílica del Pilar de Zaragoza.

ESTHER ANIENTO