Esta selección de plantas son muy conocidas y utilizadas desde antiguo. Egipcios, griegos, árabes y romanos ya las utilizaban por sus cualidades curativas y gastronómicas.

El hinojo es una de las plantas más abundantes en nuestro entorno. Las propiedades medicinales de esta planta son numerosas. Se preparan infusiones que previene la caída del cabello, masticando unas semillas después de las comidas se combate el mal aliento, favorece la eliminación de líquidos corporales, y es muy adecuado en casos de obesidad. El mundo animal sabe de este regalo, las serpientes lo consumen antes de mudar de camisa y se frotan los ojos con esta planta para recobrar la vista. Por ello, desde la antigüedad, se han aplicado infusiones de hinojo en los ojos, también puede consumirse como alimento, se come el cogollo fresco en ensaladas o puede cocerse como las verduras.

El regaliz es la raíz de una pequeña planta perenne, tiene un sabor anisado y agridulce. Sus usos medicinales son muy variados. Previene la pesadez de estómago, la indigestión y las llagas en la boca, además posee propiedades antiinflamatorias muy adecuadas para el tratamiento de las afecciones respiratorias, dolores de garganta, tos y el pecho cargado por el resfriado. Culinariamente, es un buen remedio para bajar la temperatura corporal, siendo muy útil para evitar los golpes de calor. Con las raíces de esta planta se prepara el "agua de regaliz" que sirve para aliviarnos de la sed y mantenernos frescos.

Todo el mundo conoce la orgita. Lo que ya no es tan conocido es que, al lado de la ortiga mayor, que alcanza entre 50 y 150 centímetros y es la más común, suele crecer otra, la ortiga menor de unos 60 centímetros y picadura más rabiosa que su hermana mayor. Ambas tienen idénticas propiedades. La ortiga representa la torpeza humana para definir lo que, en la naturaleza, es bueno o malo. Esta "mala hierba" posee tal cantidad de virtudes que el hombre le ha dado multitud de usos a lo largo de la historia, desde alimento, pasando por diversas aplicaciones medicinales.

Estimulante del aparato digestivo, protege al hígado y favorece la función biliar, muy adecuada para tratar las hemorragias nasales, rebaja el nivel de azúcar en la sangre. En la cocina las ortigas son un alimento excelente, se pueden preparar en tortilla, sopas, purés, como una verdura más o en combinación con otras verduras y hortalizas, como las espinacas o las patatas.

La persona que escribe esta información, no se hace responsable por los prejuicios de la automedicación. En caso de duda consultar con el facultativo.

JAVIER GONZALVO