Una decena de asociaciones y colectivos de Épila se han sumado a una propuesta de la comunidad de propietarios de Nuestra Señora de Rodanas para solicitar al Ayuntamiento de Épila que inicie los trámites necesarios para asfaltar el camino de 16 kilómetros que hay hasta el municipio.

El acuerdo de las agrupaciones locales se remitió a todos las formaciones políticas del municipio para su debate en el pleno de septiembre. En esta sesión, el alcalde de Épila, Martín Llanas, anunció que la Diputación de Zaragoza va a asumir la pavimentación de unos dos kilómetros de este camino, concretamente el tramo que va desde la finca "La Viñaza" hasta el puente del AVE. El alcalde avanzó que se pedirán nuevas fases a la DPZ.

La urbanización de Nuestra Señora de Rodanas está compuesta por unos 40 chalets que se construyeron en la década en la década de los 70 y que se legalizaron en 1993. El enclave se completa con otras casas y una zona de barbacoas y ocio.

Los propietarios de estas viviendas instan además al consistorio a aprovechar la construcción de la autopista Mallén-Cariñena para que el Ayuntamiento de Épila solicite un acceso desde esta nueva carretera. Según aseguró Martín Llanas, esta solicitud ya se ha presentado como alegación dentro del periodo de exposición pública del proyecto de la autopista, aunque todavía no se ha resuelto.

Los firmantes del documento también se apoyan en una propuesta presentada por CHA para que se construya una carretera que una Épila, Rodanas y el municipio de Mesones porque "sería un nudo vertebrador entre Valdejalón y la comarca del Aranda".

Los propietarios de viviendas de esta urbanización también han denunciado las infracciones y actos temerarios de conductores de quads y motos durante los fines de semana.