En Épila, el alcalde Martín Llanas quiere que este dinero extraordinario, fruto de "un momento histórico", debe destinarse a algo "histórico" para el municipio, así que propondrá en el pleno del 22 de diciembre que se dedique a adaptar una parte del palacio del Conde de Aranda para residencia de la tercera edad y centro de día. El objetivo es utilizar la antigua vivienda del conserje del palacio. El alcalde se reunió con los arquitectos José Manuel Sancho y Alberto Twose, para ver la viabilidad de la propuesta que, con los fondos destinados a Épila podría empezar, aunque no se hará de forma íntegra en el 2009. Llanas apuesta por este proyecto porque es algo que beneficia a todos los vecinos y permite "introducir en el palacio una actividad viva", y garantizar un mejor mantenimiento del edificio. Los criterios que se tendrán en cuenta para la residencia es que sea respetuoso con el palacio, compatible con futuros usos del palacio y que permita tenerlo abierto a visitas. Una vez acabada la clave está en "gestionar bien para que no sea deficitaria".