Los Servicios Sociales de la Comarca de Valdejalón ofrecen la teleasistencia, un servicio preventivo que aumenta la seguridad de los mayores, en especial aquellos que viven solos o con personas dependientes. La teleasistencia funciona a través de la línea telefónica y permite a los usuarios, con sólo pulsar el botón que llevan constantemente y sin molestias, entrar en contacto verbal, «manos libres» durante las 24 horas del día y 365 días al año, con un centro atendido por personal específicamente preparado para dar respuesta adecuada a la crisis presentada, bien por sí mismo o movilizando otros recursos humanos o materiales del usuario, la empresa o existentes en la comunidad.

Desde cualquier lugar de la casa y con sólo pulsar este dispositivo, la Central de Atención Permanente recibe la llamada en un ordenador en el que automáticamente aparecen todos los datos relacionados con el usuario que llama: personales, sanitarios, familiares próximos, dirección y todos aquellos que haya facilitado previamente.

Este servicio va dirigido fundamentalmente a personas mayores y discapacitados que viven solas, o que viviendo acompañadas son susceptibles de sufrir accidentes domésticos, agresiones, enfermedades crónicas o que necesiten aumentar su nivel de comunicación.

El servicio de teleasistencia está financiado por el Gobierno de Aragón y la Diputación de Zaragoza, y su coste varía en función de los ingresos de la persona. Los Servicios Sociales son los encargados de informar, tramitar altas y bajas, y coordinarse con la empresa que presta el servicio. Actualmente, 207 personas disponen de este servicio en la comarca.

INFORMACIÓN FALSA

Desde Servicios Sociales también alertan que recientemente se han detectado llamadas telefónicas a personas mayores ofreciendo el servicio de teleasistencia y diciendo que desde los ayuntamientos su instalación es obligatoria. Una información que es falsa.

Ante este tipo de llamadas recomiendan resistir el impulso de actuar inmediatamente, debe pensarlo con tranquilidad para poder obtener más información; comprobar la veracidad de la historia con alguna otra persona de su familia o círculo de amigos, aunque le hayan dicho que guarde el secreto; verificar la identidad de la persona que llama, pida que se identifique dando su nombre y entidad a la que representa; no facilitar datos personales, ni bancarios, no envíe dinero en efectivo ni transferencias de dinero.