El Ayuntamiento de Ricla lleva trabajando en la restauración y conservación del edificio del Castillo de Ricla desde que se produjo la cesión del bien. Inicialmente se realizó una obra de urgencia para solucionar los problemas de goteras que había en una zona de la cubierta pero desde el principio se tenía claro que era necesario establecer una hoja de ruta para que las posteriores actuaciones que se hiciesen tuvieran una coherencia constructiva, estructural y compositiva.

Ricla persigue la declaración del conjunto del castillo como BIC. | SERVICIO ESPECIAL

Para ello se contrataron los servicios de un equipo multidisciplinar compuesto por Danko Linder, arquitecto especializado en paisajismo y en intervenciones exteriores con protección patrimonial; José Luis Ona, arqueólogo e historiador; Héctor Arcusa, arqueólogo profesional; José Manuel Clúa, investigador e historiador, director de la Asociación para la Recuperación de los Castillos de Aragón; y Álvaro Cantos, arqueólogo e historiador, miembro de la Asociación para la Recuperación de los Castillos de Aragón. También forma parte de él Victoria Trasobares, historiadora del Arte y directora de Territorio Mudéjar; Derry Holgado, historiador del Arte e integrante de Territorio Mudéjar; el despacho Arquitectura de Entorno con Pedro Bell, máster en conservación del patrimonio y doctorando en rehabilitación de arquitectura tradicional aragonesa; Javier Martínez del Ruste arquitecto; Carlos Arias, arquitecto; y Rosa Martín, arquitecta.

Entre todos ellos el pasado 13 de mayo presentaban al público un estudio del desarrollo histórico del municipio entre los siglos X al XVII focalizado en la figura del Castillo de Ricla que permitió comprender sus fases constructivas, la técnica constructiva utilizada, la materialidad y la herencia histórica y social que alberga el edificio. Este trabajo, que se está realizando con una gran precisión y minuciosidad, pretende aportar las pautas para la elaboración de un proyecto técnico de restauración y rehabilitación del edificio y entorno del castillo en un espacio que acogerá diferentes exposiciones y alojará el museo de paleontología. Además, como fin último, se persigue declarar el conjunto como Bien de Interés Cultural.