La Guardia Civil investiga la profanación de tres nichos del cementerio de Ontinar de Salz, un hecho que tuvo lugar durante las fiestas de septiembre. Una vecina de la localidad dio la voz de alarma al encontrarse el sábado por la mañana, durante una visita al cementerio, con tres fosas abiertas.

Según explicó el alcalde de la localidad, Santiago Azón, en el momento de la profanación, dos de los nichos se encontraban vacíos, mientras que el otro tenía en su interior un féretro, que llevaba allí 37 años y que apareció fuera de su celda sin abrir.

Ante este hecho "insólito, dice Azón, el consistorio ha decidido instalar sistemas de seguridad en el camposanto y según ha explicado el alcalde, "vamos a llegar hasta el final con las investigaciones del suceso, ya que se trata de un delito, además de un hecho muy desagradable para todos nosotros. Por ello, queremos conocer a los culpables".