En eL mismo pleno, los dos concejales del PAR en el Ayuntamiento de San Mateo de Gállego, Teresa Solanas y Alberto Soria, dimitieron de las delegaciones de Bienestar Social y de Medio Ambiente que presidían y retiraron el apoyo al PSOE, que a partir de ahora se queda solo y en minoría en el equipo de Gobierno municipal. La renuncia irrevocable de sus cargos fue comunicada al alcalde, Jesús Villagrasa, el 25 de septiembre, una decisión que los aragonesistas justifican "por la reiterada y progresiva pérdida de confianza demostrada por parte del alcalde y por haber roto algunos de los acuerdos que se firmaron al inicio de la legislatura, cuando hicimos el pacto de gobierno", explican.

Uno de los puntos de discordancia es que "hace más de dos años que se suprimieron las Comisiones de Gobierno, en las que ambas formaciones discutíamos sobre aspectos relevantes de la vida municipal", dice Solanas. Además indica que le retiraron la tenencia de alcaldía el pasado agosto y que no ejerció de alcalde en funciones ese mes, "sin notificación previa", apunta.

Igualmente, argumentan que ningún concejal del PAR de San Mateo ha estado representado en la Mancomunidad del Bajo Gállego, ni en la de Zaragoza, dos entes supramunicipales "que son la antesala a la futura comarca, una figura que ha impulsado nuestro partido y en la que ha tenido mucho que ver", apunta la edil.

Otras de las causas de la renuncia apuntada por el PAR es su disconformidad con la gestión económica del ayuntamiento desde el pasado año, cuando hubo un importante desfase presupuestario.

En cuanto al pleno en el que los dos ediles renunciaron a sus cargos --no a las concejalías-- los puntos calientes fueron la aprobación del proyecto de construcción de la guardería y el salón cultural, dos equipamientos sobre los que se edificarán viviendas. "No nos oponemos a que hagan las instalaciones sociales, pero sí las casas, porque en San Mateo se están haciendo muchas. Creemos que con lo que estamos creciendo sería mejor hacer equipamientos porque ahora son escasos", afirma Solanas. En este mismo sentido se manifiesta la edil al hablar de otra de las iniciativas con la que no estuvieron de acuerdo: la concertación de crédito hipotecario para la construcción de 17 viviendas sociales, ya que "a día de hoy no sabemos cuál es la deuda del ayuntamiento y antes de meterse en más dinero hay que analizar la situación", concluye Teresa Solanas.