Las residencias de disminuidos psíquicos y de ancianos de San Mateo se encuentran completamente terminadas y equipadas. Este es el último paso para que comiencen a prestar sus servicios, algo que ocurrirá una vez que "la DGA haga la inspección definitiva y el gerente del IASS nos comunique si ambas van a estar concertadas, o si por el contrario sólo será una de ellas o ninguna", explica el alcalde de San Mateo, Jesús Villagrasa.

Una vez que se definan estos aspectos, la Fundación Santa Engracia asumirá, de manera provisional, la gestión de ambos equipamientos, hasta que "se concluya con el proceso de municipalización de dicha Fundación, de manera que todo corra por cuenta del consistorio", precisa el alcalde.

La terminación de ambas residencias ha sido posible gracias a una subvención de 224.250 euros concedida por el Gobierno de Aragón, a través de los Fondos de Cooperación que tiene en colaboración con Ibercaja.

Los inmuebles que albergarán estos servicios se encuentran en la calle Sierra de Alcubierre y tuvieron que ser acondicionados para su nuevo uso. En el caso del geriátrico, el edificio estaba destinado en un principio para acoger un centro de día y una residencia para personas no válidas. Algo que, según el primer edil, tuvo que desestimarse porque no se disponía de espacio suficiente para ambas cosas.

Así, el centro de día se ha trasladado a la nueva zona de equipamientos que se está impulsando a las afueras del municipio. Gracias a ello se ha ampliado el número de plazas de la residencia de mayores --que ahora son 28 para válidos y no válidos--. Para ello, y una vez que el centro de día va a otro lugar del municipio, no sólo se han tirado tabiques y redistribuido los espacios, sino que ha sido necesario instalar puertas correderas para ahorrar espacio. Además, se ha construido un nuevo comedor y se ha acondicionado el office.

En cuanto a la residencia de disminuidos psíquicos, que tiene capacidad para 18 personas, los cambios se han centrado en la zona de los aseos, la eliminación de las barreras arquitectónicas y el cambio de algunos elementos, como las ventanas.

N. ASÍN