El Ayuntamiento de Tabuenca, en el pleno extraordinario celebrado el pasado 29 de octubre, acordó la compra del molino de la localidad y de la era que lo contiene a sus propietarios particulares, ambos descendientes del municipio. De esta manera, ahora que ya este inmueble, que data de finales del siglo XVI, ha pasado a engrosar el patrimonio municipal, el consistorio pondrá en marcha un completo proceso de restauración para devolver al molino su aspecto original.

El primer paso dado en este sentido ha sido la elaboración de una memoria valorada sobre la actuación a llevar a cabo y "ya nos hemos puesto en contacto con diversas administraciones para recabar ayudas que contribuyan a financiar el proyecto", explica María ángeles Lanzán, alcaldesa del municipio.

Además de rehabilitar el molino, en las ocho áreas de terreno adquirido, que el ayuntamiento proyecta ampliar con nuevas compras, el consistorio se plantea acondicionar una zona verde de recreo y acampada para "potenciar el turismo".

De momento, señala María Angeles Lanzán, en todo Aragón el único molino restaurado es el de Malanquilla con lo que "el de Tabuenca será el segundo de toda la comunidad".

Tras la compra del inmueble, la primera visita oficial al molino la realizaron hace unos días los alumnos de la escuela. Además de ser obsequiados con golosinas, los niños recibieron una completa clase de campo acerca del origen y función del molino, tema sobre el que, según señalaron los profesores, realizarán un trabajo escolar.